Indumerca

INDUSTRIA Y MERCADEO

  • Tienda
  • Válvula de purga continua de sales para calderas de vapor 560 EN

Válvula de purga continua de sales para calderas de vapor 560 EN

0.00
560.png

Válvula de purga continua de sales para calderas de vapor 560 EN

0.00

Con la válvula de purga continua se realiza el proceso de descarga de una cantidad ajustable de agua de la caldera de vapor, con lo que se eliminan:

  • Materiales orgánicos y sales minerales en disolución. (Iones calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, bicarbonato, cloruros, sulfatos, nitratos,…etc).
  • Materiales en suspensión de carácter sólido. (Arena, arcilla, residuos metálicos, residuos de rocas, materia orgánica,…etc.).

Con el proceso de purga continua se evitan:

  • Los daños ocasionados por la corrosión y perforación, con sus elevados costes:
  • Directos: Reposición o reparación de materiales.
  • Indirectos: Paros, pérdidas de productos,…etc.
  • Peligros de explosión de la caldera

Y se reducen:

  •  Las incrustaciones y sedimentos por la precipitación de sales cálcicas y magnésicas, que dificultan la transmisión térmica y que originan el innecesario y excesivo consumo de combustible.
  • La formación de espumas debidas a la excesiva concentración salina, con sus correspondientes arrastres.
Material:
Medida:
Quantity:
Add To Cart

Con la válvula de purga continua se realiza el proceso de descarga de una cantidad ajustable de agua de la caldera de vapor, con lo que se eliminan:

  • Materiales orgánicos y sales minerales en disolución. (Iones calcio, magnesio, sodio, potasio, hierro, bicarbonato, cloruros, sulfatos, nitratos,…etc).
  • Materiales en suspensión de carácter sólido. (Arena, arcilla, residuos metálicos, residuos de rocas, materia orgánica,…etc.).

Con el proceso de purga continua se evitan:

  • Los daños ocasionados por la corrosión y perforación, con sus elevados costes:
  • Directos: Reposición o reparación de materiales.
  • Indirectos: Paros, pérdidas de productos,…etc.
  • Peligros de explosión de la caldera

Y se reducen:

  •  Las incrustaciones y sedimentos por la precipitación de sales cálcicas y magnésicas, que dificultan la transmisión térmica y que originan el innecesario y excesivo consumo de combustible.
  • La formación de espumas debidas a la excesiva concentración salina, con sus correspondientes arrastres.