Indumerca

INDUSTRIA Y MERCADEO

  • Tienda
  • Válvula de cierre rápido para la purga de fangos y lodos para calderas de vapor 260 EN mando MP-2

Válvula de cierre rápido para la purga de fangos y lodos para calderas de vapor 260 EN mando MP-2

0.00
260A1-1.gif
260A1-2.gif
260A1.gif

Válvula de cierre rápido para la purga de fangos y lodos para calderas de vapor 260 EN mando MP-2

0.00

El agua de la caldera contiene sales, cuya concentración aumenta por la continua evaporación. Si no se eliminan estas sales, al aumentar la densidad del agua de la caldera se forman burbujas y espumas. Para evitar la formación de incrustaciones calcáreas, es necesario un tratamiento adecuado del agua de alimentación, consecuentemente ciertas sales se ven alteradas produciendo impurezas que sedimentan en forma de lodos e incrustaciones, adheriendose a las paredes o fondo de la caldera y a los tubos de combustión, conjuntamente con partículas de suciedad, restos de electrodos, ácido carbónico, oxígeno, etc. Ello origina un alto índice de corrosión que puede:

  • Destruir la chapa de la caldera, ocasionando altos costes de mantenimiento.
  • Producir tensiones térmicas, originando grietas en la chapa y cordones de soldadura.
  • Entorpecer notablemente la transmisión térmica, lo que supone un innecesario y excesivo consumo de combustible.
Add To Cart

El agua de la caldera contiene sales, cuya concentración aumenta por la continua evaporación. Si no se eliminan estas sales, al aumentar la densidad del agua de la caldera se forman burbujas y espumas. Para evitar la formación de incrustaciones calcáreas, es necesario un tratamiento adecuado del agua de alimentación, consecuentemente ciertas sales se ven alteradas produciendo impurezas que sedimentan en forma de lodos e incrustaciones, adheriendose a las paredes o fondo de la caldera y a los tubos de combustión, conjuntamente con partículas de suciedad, restos de electrodos, ácido carbónico, oxígeno, etc. Ello origina un alto índice de corrosión que puede:

  • Destruir la chapa de la caldera, ocasionando altos costes de mantenimiento.
  • Producir tensiones térmicas, originando grietas en la chapa y cordones de soldadura.
  • Entorpecer notablemente la transmisión térmica, lo que supone un innecesario y excesivo consumo de combustible.